La pornografía juega en el terreno del Imaginario Colectivo y por ello el aplastante éxito obtenido en ferias como SEX & ENTERTAINMENT .

Busca ser esencial, que su deseo esté siempre vigente, por la imposibilidad de que algo tan insignificante como uno tenga la posibilidad de besar y tocar a una persona de tales dimensiones.

Imposible, es la palabra correcta.

Es decir, va más allá del hecho de tomarte una foto con la estrella de cine o de las pelis de Tepito, mas allá de salir del Imaginario Colectivo y llegar a la realidad de una Fantasy City o del stand donde las chicas de Playboy están dispuestas a posar para tu celular, posteriormente cobrarte $50 para poder presumir a tan afamada mujer.

Bien los valen.

Todo por continuar con nuestra bella mentira, todo por probar la alejadisisisima posibilidad, de que ellas nos deseen.

Y allí lo apabullante de su éxito, hacer posible lo imposible.